• Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de marzo, (CÍRCULO DIGITAL).—Con el inicio de año, el Instituto de Educación Media Superior de la Ciudad de México comenzó con diversos cambios en su estructura orgánica. Estos cambios no se han anunciado abiertamente, sino de manera parcial y velada, favoreciendo la incertidumbre y la especulación entre los trabajadores de base acerca del funcionamiento institucional y el futuro de nuestro modelo educativo.

De manera particular, llama la atención la iniciativa de ubicar cinco puestos de confianza en 16 planteles en torno a la figura del subdirector de coordinación de plantel, lo cual, lejos de fortalecer a la comunidad escolar, llevará a una burocratización que impactará negativamente en la vida de cada preparatoria: desde hace varios años las subdirecciones de coordinación se han convertido en un puesto de asignación discrecional que se reduce a funciones de gestión y vigilancia sin compromiso académico alguno, y ahora, con estos nuevos puestos de confianza se instalará una estructura vertical de inercias burocráticas sin sentido bajo la tendencia de la reforma educativa neoliberal, pues pretende poner el énfasis en la evaluación y fiscalización punitiva. En el SUTIEMS estamos convencidos de que la coordinación de un plantel no sólo gestiona, sino que debería aglutinar un proyecto integral acorde a las características de su comunidad y objetivos formativos; el colegio de profesores y las funciones administrativas de los trabajadores de base de cada espacio son cruciales en la dignificación y mejora de cualquier resultado educativo, lo cual es inversamente proporcional a la burocracia escolar. Por el contrario, el SUTIEMS pugna por un fortalecimiento del IEMS que debe apoyarse en los trabajadores de la educación y no frenar ni dispersar su trabajo, mucho menos desplazar funciones o espacios donde laboran para ubicar al nuevo personal de confianza.

Con el inicio de año, el Instituto de Educación Media Superior de la Ciudad de México comenzó con diversos cambios en su estructura orgánica. Estos cambios no se han anunciado abiertamente, sino de manera parcial y velada, favoreciendo la incertidumbre y la especulación entre los trabajadores de base acerca del funcionamiento institucional y el futuro de nuestro modelo educativo.

Con el inicio de año, el Instituto de Educación Media Superior de la Ciudad de México comenzó con diversos cambios en su estructura orgánica. Estos cambios no se han anunciado abiertamente, sino de manera parcial y velada, favoreciendo la incertidumbre y la especulación entre los trabajadores de base acerca del funcionamiento institucional y el futuro de nuestro modelo educativo.

 

Necesario, ampliar presupuesto del IEMS

Además, de manera reiterada y ante diversas instancias, el SUTIEMS ha manifestado la necesidad de ampliar el presupuesto del IEMS, que ha ido en picada a pesar del aumento de matrícula y los nuevos planteles. Resulta paradójico que se utilice parte del presupuesto para los puestos de confianza mencionados cuando las necesidades reales y permanentes de los planteles se ven desatendidas: no se solventan requerimientos de infraestructura ni se ha terminado la construcción de edificios de varios planteles, faltan insumos, hay carencia de bibliotecas y laboratorios, faltan profesores y hay vacantes administrativas y de DTI sin ocupar. Es urgente el fortalecimiento de la modalidad semiescolar empezando por la basificación de sus profesores.

Por otro lado, la precarización laboral se mantiene: administrativos y docentes de la modalidad escolar y semiescolar viven la incertidumbre de recontratación cada semestre aún cuando existen vacantes  y el instituto mantiene las contrataciones unilaterales de profesores por hora, lo cual no sólo es una inestable aberración contractual, sino que contraviene por completo al modelo educativo del IEMS. De acuerdo con el Estatuto Orgánico del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal, Capítulo Décimo Primero del Personal Académico, Artículo 42 “la contratación de los DTI debe ser, de tiempo completo”, para garantizar que los estudiantes sean atendidos en los diferentes espacios de trabajo, tales como las sesiones de clase, las asesorías académicas, las tutorías y actividades de investigación. La contratación de profesores por hora/clase, sólo cubre la atención del primer rubro, afectando la atención y promoviendo el rezago.

Se reitera el llamado a la Dirección General del IEMS para la interlocución y diálogo permanente con las comunidades de las preparatorias y el SUTIEMS, sindicato titular del CCT; demandamos respeto al Contrato Colectivo de Trabajo y a los procedimientos, reglamentos y procesos de convocatoria para asignación de plazas vacantes y de nueva creación, más aún cuando nos encontramos ante la revisión contractual y salarial.  Reivindicamos el laudo del expediente E6 para instalar en lo inmediato las mesas de comisión mixta de basificación de los docentes de semiescolar, DTI de lengua y cultura náhuatl y trabajadores de intendencia. Exigimos al Gobierno Federal abanderado con la «Cuarta Transformación» y al gobierno de la Ciudad de México que se cumpla con lo establecido en la Ley General de Educación respecto de la asignación presupuestal y la no burocratización de la educación en el IEMS. ¡Por educación y trabajo dignos! COMITÉ EJECUTIVO DEL SUTIEMS.