Ciudad de México 04 Agosto (MINA MORENO/ CÍRCULO DIGITAL).-  Todos los días desde que amanece en el Averno, que son los Reclusorios en todo el país, los presos inician una batalla por sobrevivir un día más, quien no tiene dinero está condenado a morir lentamente..en manos de los más fuertes.

En los llamados pomposamente Centros de Readaptación Social, todo cuesta hasta el aire que se respira, todos pagan presos y familiares, nadie se salva.

Desde que inicia el día, se paga.

A las 6 de la mañana es la primera lista, $10 cuesta, después, otros $5 para el de las 2 de la tarde y, otros $5 más para el de las 6, en total  $20 diarios, sólo  del pase de lista.

Luego, vienen los gastos de la estancia $120 por dormir en litera, como Dios manda.

$100 por el alquiler de la televisión, $80 por el DVD y $70 por el estéreo, éstos deben ser pagados cada semana, al igual, que la remesa $200.

Cada visita también genera costos, $90 para la tabla de los custodios, $40 de mantenimiento y $50 de renta por las mesas.

Apartir del transcurso del tiempo, los  costos de la remesa suben a $500, el quinto mes y $700, el séptimo mes, dinero que se paga semanalmente.

Un cobro más lo es, por el rondín $100 pesos a cada uno, de los que lo realizan.

Otra gracia, el apandeo, que es el traslado a celda subterránea de castigo, dónde el preso permanece totalmente incomunicado, a merced de Dios y de los custodios, $500 por no ser apandeado.

Por uso de celda conyugal $350.

Punto y aparte es el pago de protección.

Un preso y la familia,  termina pagando al mes entre $4,000 a $7,000 mensuales.

Pero, hasta dentro de los Reclusorios hay clases y el dinero, es poderoso caballero.

Se dice que cierto político de altos vuelos, preso hasta hace poco, contaba con 3 celdas exclusivas para su uso personal, a su suite presidencial le llevaban comida gourmet y vinos de la mejor calidad, ahí nada más, como de 20 mil pesitos por botella, así como, prostitutas vip.

Otro, preso de poder, el arquitecto del Chapo tenía trato de primer nivel, con 2 celdas adaptadas con los mejores lujos, su esposa e hija ingresaban un jueves y se iban domingo o lunes.

Los Reclusorios Oriente y Sur son los más caros…

Así, el infierno en vida que son los Reclusorios generan mensualmente ganancias millonarias tanto a autoridades del centro penitenciario, como a las bandas que operan hacia su interior.

Y surge la pregunta

¿Existe realmente una justicia petinenciaria?

La respuesta es No,  la corrupción y el imperio de la sangre controlan al sistema penitenciario mexicano.

guillermina0204@gmail.com