CIUDAD DE MÉXICO, 04 de abril, CÍRCULO DIGITAL / AMPRYT.-Andrés Manuel López Obrador justició la reunión sostenida por el obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel con jefes del crimen organizado en Guerrero quienes presuntamente pidieron a los candidatos no hacer promesas falsas a los pueblos.

“Veo con buenos ojos que tanto pastores como sacerdotes y obispos, busquen la reconciliación. Que se garantice la paz y tranquilidad, para que haya paz en México”, dijo López Obrador al finalizar el primer acto de su cuarto día de campaña.

“Yo no veo mal, no reprocho al obispo de Chilapa que tuvo esa reunión. Porque yo conozco la situación tan difícil que están viviendo… que bien que él se atrevió hacer eso y que se esté exhortando a que no haya violencia y que no le quiten la vida a nadie ni a candidatos ni a ciudadanos, que no haya sufrimiento para nuestro pueblo”.

Según el obispo, los delincuentes le dijeron que van a dejar que las elecciones se desarrollen libremente pero bajo la advertencia de que los candidatos no hagan promesas falsas a la gente