CIUDAD DE MÉXICO, 30 de enero, (MENSAJE POLÍTICO / CÍRCULO DIGITAL).—En el Marco del Día del Nutriólogo, el secretario de Salud del Gobierno de la Ciudad de México, Armando Ahued Ortega, inició la entrega de un millón 400 mil libros de Educación para la Salud en escuelas primarias de la CDMX con el fin de impulsar la educación en cuidados de la salud y nutrición en las niñas y los niños para atender desde el nivel básico el problema del sobrepeso y la obesidad y las enfermedades crónico degenerativas que se derivan.

En la explanada de la Colegio México de la colonia Roma Norte, en la delegación Cuauhtémoc, el titular de Salud aseguró que para la atención de este problema y las enfermedades que ocasionan como es la hipertensión, cardio-cerebrovasculares y la diabetes, no hay otra vacuna que funcione mejor más que la educación.

Por ello, dijo, por instrucciones del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien apuesta a educar en salud para mantener sanos a los sanos el mayor tiempo posible, se mandaron a hacer los libros de Educación para la Salud y que a partir de hoy se distribuirán a todos  los alumnos y de todas las escuelas primarias públicas y privadas e la CDMX.

Señaló que los libros ayudarán en empoderar a los niños en conocimiento para transformar los hábitos alimenticias y tener una población infantil y generaciones futuras con una calidad de vida saldable.

Son muy didácticos y de fácil comprensión para que los niños y los papás aprendan sobre de ellos y la higiene y cuidado, una alimentación sana y otros tópicos que deben conocer sobre su salud y cómo mantenerla, explicó.

Acompañado de los alumnos del colegio,  el Dr. Armando Ahued insistió en la incorporación obligatoria de la materia de Salud, incluso consideró debe ser la número uno en las escuelas para que los alumnos empiecen aprender sobre cómo es nuestro cuerpo, qué riesgos hay y cómo se debe preservar la salud y su vida, que es lo más valioso que cualquier otra cosa.

“La única manera de atender el problema de salud tan serio que tenemos es educando, así que vamos con todo a educar en salud”, expresó.

Refirió que causa de una mala alimentación, el año pasado murieron en el país más de 90 mil personas por diabetes y más de 80 mil por enfermedades cardio-cerebrovasculares, vinculadas al sobrepeso, la obesidad, sin contar otras consecuencias, como son hemodiálisis y la discapacidad por enfermedades crónicas.

Por eso, dijo, se seguirá insistiendo en las familias, papás y en los niños, para que coman más frutas, verduras, proteínas, balancear la comida, disminuir el consumo de refrescos, tomar más agua y evitar la comida chatarra e impulsar la activación física.

Pidió a los padres que lleven a sus hijos los fines de semana a caminar, correr, patinar y correr en bicicleta en los parques, jardines y deportivos, toda vez que se ha demostrado que a mayor edad hay menos actividad física y hay más problemas de masa muscular.

Agregó que actualmente en el caso de los niños, tres de cada 10 tiene sobrepeso y obesidad; en adolescentes, 5.5  de cada diez y en adultos, 7 de cada diez padecen el problema.

El titular de la SEDESA encabezó la repartición de libros, con una Feria de Salud en donde personal de la Secretaría de Salud y de los Servicios de Salud Pública de la CDMX tomó medidas de pesos y talla de de alumnos y se dieron pláticas sobre el cuidado a la salud, lo cual se  va a hacer en todas las escuelas que se visiten.

Asimismo, en el evento bailó e interactuó con niños a manera de sensibilizar. Habló sobre la importancia de los cuidados a la salud, como alimentarse de manera balanceada, con carne de origen animal, verduras, cereales y frutas, lavarse la salud bucal, así como de dedicar más tiempo a los ejercicios y no excederse en los videojuegos.