+Tri de lo sublime –tras el 3-0 sobre Estados Unidos—a lo ridículo

 

+Tres goles de Lautaro Martínez y uno de Leandro Paredes rompieron el invicto de 11 juegos de Gerardo Martino

 

+Pudo ser más abultado el marcador, pero la albiceleste se echó atrás en el segundo tiempo

 

Ciudad de México, 11  de septiembre (BALÓN CUADRADO/agencias).-  Argentina B –representativo que prescindió de casi todas sus figuras, incluido Lionel Messi– aplastó 4-0 a los Ratoncitos Verdes en 32 minutos, sin el acelerador a fondo, en el Alamodome, ante unos 60 mil espectadores, casi lleno, en partido amistoso –llamado “molero”–.  Lautaro Martínez, con tres goles, y Leandro Paredes, cazaron a los inermes roedores, y rompieron, de paso, la racha de 11 partidos invicto de Gerardo Martino.

Como dice el refrán: para que la cuña apriete tiene que ser del mismo palo.

Cuando la afición mexicana se lamia los bigotes tras la victoria tras el 3-0 sobre Estados Unidos, el viernes anterior, anoche pasó de lo sublime a ridículo. Se esperaba un resultado más estrepitoso. Similar a la goleada 7-0 de Chile, en Copa América 2016. Pero, el equipo argentino se tiró a la hamaca todo el segundo tiempo. Y no pasó a mayores el desaguisado.

La fiesta se apagó muy pronto en el estadio Alamodome, donde la afición casi hizo lleno. Se presentó con banderas, sombreros,  sarapes y cerveza en mano, para festejar el mes patrio.

En los primeros cinco minutos coreó con entusiasmo ‘oles’ para acompañar los pases que hilvanaron los mexicanos. Pero pronto hizo agua la frágil defensa roedora que integraron Carlos Salcedo, Édson Álvarez y Néstor Araujo, éste último tuvo una noche fatídica plagada de errores.

image.png

(Ratoncitos Verdes, de lo sublime a lo ridículo)

Como una suerte de triunfo pírrico en el imaginario colectivo los fanáticos mexicanos corearon hasta el final el despeje del portero argentino con el clásico, irremediable, “¡ehhhhhhhh, puuuuuutooooo!”. Quedó claro que México, en caso de pasar la ronda eliminatoria mundialista, difícilmente llegará al quinto partido en Qatar 2022.

En la antesala al inicio de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo a Qatar 2022, la selección argentina sigue su puesta a punto. Esta vez, cerró su gira por Estados Unidos con una actuación memorable ante los Ratoncitos Verdes.

En poco más de media hora de juego, el equipo de Lionel Scaloni ya goleaba 4 a 0 al equipo de Martino, que venía invicto desde la llegada del Tata a la conducción técnica y que había conquistado la Copa de Oro.

En el Alamodome de San Antonio, Estados Unidos, fue triunfo de la Albiceleste por 4-0 con tantos convertidos por Lautaro Martínez en tres oportunidades (16′, 21′ y 38′) y Leandro Paredes (32′), el restante de penal.

El estratega argentino perdió su racha invicta de 11 partidos –sin  dejar de masticar chicle de principio al fin de partido–, la cual se redujo a mero espejismo debido al pobre nivel de sus anteriores rivales. Esta noche la albiceleste los devolvió a su cruda realidad.

Fue una primera etapa perfecta la que jugó Argentina. Enfrente tuvo un rival de temer, que venía invicto, pero prácticamente no sufrió sobresaltos el combinado albiceleste.

image.png

(Laturaro Martínez fue pesadilla para la zaga mexicana)

Los primeros minutos fueron de estudio y con mayor posesión de pelota de los mexicanos, pero sin contar con una clara situación de gol. Lautaro y su poderoso físico fue la gran figura por marcar los tres goles y generar el penal con el que Leandro Paredes convirtió el cuarto de la Argentina. También por su sacrificio y habitual entrega.

Al podio de los mejores se sumó Exequiel Palacios con una asistencia brillante y varios lujos. Fue notoria la diferencia de jerarquía. Lionel Scaloni innovó con un 4-1-4-1 que tuvo a Alexis Mac Allister (debutó como titular) y Marcos Acuña jugando por afuera, con el boquense plantado como carrilero por derecha, algo inhabitual en él, pero que desarrolló con buen «timming».

En el complemento– que tomaron como cascarita o fulbito– llegaron los cambios y la estructura del inicio se rompió: Paulo Dybala por Lautaro Martínez, Nicolás Domínguez por Palacios, Roberto Pereyra por Mac Allister, Manuel Lanzini por Acuña, Leonardo Balerdi por Martínez Quarta y Adolfo Gaich por De Paul.

El equipo nunca dejó de ser claro y presionó aunque sin la misma intensidad que en la primera etapa. De esta manera, contó con algunas posibilidades más para marcar. Pero Ochoa estuvo atinado un par de ocasiones.

“Argentina tiene el recambio que el técnico quiere hacer, por lo pronto así los veo, habiendo tenido una actuación de menor a mayor en la Copa América y con casi un plantel equivalente, con algunas incorporaciones de chicos que están trabajando muy bien”,  analizó Martino previo al juego.

image.png

(Mautaro Martínez quebró la cintura a la zaga mexicana cuantas veces quiso)

“La realidad es que sabíamos la manera de jugar de México, que te somete y que nosotros saliendo rápido íbamos a crear situaciones. Salió el partido perfecto y estamos contentos. Teníamos planteado hacer el cambio en el entretiempo porque Lautaro no estaba bien, ojalá esté siempre así”, bromeó el técnico Lionel Scaloni, tras el encuentro.

Por su parte, la gran figura del partido, Lautaro Martínez, se mostró  pleno con su actuación:

“Me voy emocionado y feliz. Es mucho el sacrificio que uno hace para estar acá. No todos los días uno hace goles. De verdad estoy emocionado porque hemos vivido muchas cosas duras y mi familia sabe de esto, por eso se lo dedico a ellos”.

Y agregó: “Es difícil llegar hasta acá, son muchas cosas, hay que trabajar duro y eso por ahí no se ve. La verdad cuesta mucho y mantenerse también. Hay muchos jugadores de jerarquía y de gran nivel. Estoy feliz y agradecido al cuerpo técnico y a mis compañeros. Entrenamos para esto, para darle alegría a la selección argentina. Ojalá sigamos por este camino”.

En noviembre del año pasado la albiceleste disputó dos amistosos ante México, dirigida por ese entonces por Ricardo Ferretti. En ambos compromisos se impuso por 2 a 0.

Tras estos partidos, en el Tri desembarcó Gerardo Martino, quien armó una verdadera revolución en territorio mexicano: ganó sus 11 partidos (uno por penales, ante Costa Rica) y se adjudicó la Copa de Oro.

Con los regresos de Héctor Herrera (Atlético Madrid), Jesús Corona (Porto) y Javier Chicharito Hernández (Sevilla), venía de golear por 3 a 0 a Estados Unidos.

 

ALINEACIONES:

Argentina: Esteban Andrada; Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico; Rodrigo de Paul, Leandro Paredes, Exequiel Palacios, Marcos Acuña; Alexis Mac Allister y Lautaro Martínez. DT: Lionel Scaloni.

México: Guillermo Ochoa; Jesús Gallardo, Carlos Salcedo, Néstor Araujo, Miguel Layún; Héctor Herrera, Édson Álvarez, Jonathan dos Santos; Jesús Corona, Hirving Lozano; y Raúl Jiménez. DT: Gerardo Martino.

Estadio: Alamodome (San Antonio, EEUU)