Ciudad de México, 19 de Mayo (MENSAJE POLÍTICO/ CÍRCULO DIGITAL).- Ignacio Cardona, investigador en diseño urbano de la Universidad de Harvard está en la Ciudad de México y, tras un recorrido por diversos puntos de la capital mexicana, destacó el potencial de la delegación Benito Juárez para la innovación no sólo tecnológica sino social y para colocar al ser humano en el centro de las políticas de desarrollo urbano en la transición a convertirse en alcaldía.

“Benito Juárez absolutamente podría convertirse en una Smart City, yo creo que tiene grandes posibilidades de convertirse en ciudad inteligente porque veo infraestructura, un buen grado de consolidación, hay posibilidad de una ciudad innovadora y creativa, hay una posibilidad de que sea un ejemplo latinoamericano de una ciudad inteligente”.

Una Smart City, explicó Cardona, “es una ciudad inteligente, pero no es aquella que está llena de fibra óptica y sensores, eso es sólo un medio para llegar al fin, porque las ciudades inteligentes son aquellas que ponen al ser humano al centro de los procesos urbanos”.

“En Benito Juárez hay potencial de ser muy competitiva porque tiene una infraestructura consolidada, y si se desarrollan los procesos para que trabaje inteligentemente, podría potencializarse más y si a eso sumas a los ciudadanos, puede ser una ciudad competitiva a escala mundial”.

El especialista quien actualmente trabaja en un doctorado vinculado al rol del diseño urbano para hacerlo más eficiente y equitativo a las dinámicas sociales, indicó que está en México haciendo investigaciones y recorriendo diversos puntos de la Ciudad. Al respecto, afirmó: “Benito Juárez tiene muchas potencialidades, tiene una estructura vial muy clara, tiene espacios para banquetas que pudieran tener mucho potencial, y es una zona muy arbolada y muy grata, tiene muchos parques densamente verdes, y hay que ver cómo se ordenan los procesos urbanos para hacerlos mejores para el ciudadano”.

Ignacio Cardona reconoció que la Ciudad de México es contrastante y tiene diferencias sustanciales entre delegaciones. “Es claro que hay unos niveles de desarrollo urbano en Benito Juárez que no se ven en otros lugares y eso nos hace pensar en cuál es el rol de Benito Juárez para mejorar la calidad de vida, no sólo de ese sitio incluso de la Ciudad o de todo México, porque al final la ciudad inteligente termina interconectada”.

El también arquitecto por la Universidad Simón Bolívar de Caracas, Venezuela, afirmó que “incluso la responsabilidad de Benito Juárez es ser un ejemplo para mejorar, subir la calidad de vida de todo México si pensamos en una ciudad hiperconectada”.

Ignacio Cardona aseguró que para consolidar una ciudad inteligente es necesario atender las necesidades de todos los sectores, de quienes habitan el lugar y de quienes transitan por él, porque todos de alguna manera son parte del sitio.

“Todas sus necesidades tienen que ser incorporadas, quizá el mayor beneficio sería el empoderamiento y poder brindarle a la gente que sea un actor activo y responsable de las decisiones en la ciudad y que no sólo se lo dejen a los políticos, sino que el ciudadano sea parte de la mejora de los procesos urbanos”, explicó el especialista quien ofreció un foro académico en la Universidad Panamericana.

Al respecto de la participación ciudadana, Cardona sostuvo que la principal apuesta es maximizar los procesos de participación ciudadana, para que haya más transparencia, pero al mismo tiempo para que las necesidades de cada ciudadano sean tomadas en cuenta y eso permita generar mejores redes sociales.

Ignacio Cardona indicó que en las ciudades latinoamericanas el desarrollo urbano se ha confundido con desarrollo inmobiliario y son dos cosas distintas. “El desarrollo inmobiliario es un desarrollo de infraestructuras en una parcela comúnmente desde la iniciativa privada y el desarrollo urbano es cómo se desarrolla una ciudad para que ella sea lo más democrática y que le permita una partición de todos los ciudadanos. Entonces, desarrollo urbano es cómo lograr que una ciudad funcione mejor y permita que cada individuo desde cualquier estrato social pueda desarrollar mejor sus propias actividades”.

En el tema de corrupción, Ignacio Cardona afirmó que también se puede combatir a través de la tecnología y del involucramiento de la sociedad. “Hay muchas herramientas que si se asumen con el liderazgo suficiente pueden hacer de la ciudad un proceso más transparente para que la gente se sienta más cómoda con lo que está desarrollando, que el otorgamiento de permisos sea transparente, que se sepa a quién se otorga y cómo y bajo qué regulaciones”, dijo.

“Uno de los grandes dramas de Latinoamérica es la informalidad institucional, es decir, la corrupción y hay mecanismo, procesos y tecnología que permite hacer transparentes los proceso para llevar la corrupción a nivel de cero”, detalló el especialista y aseguró que a nivel de infraestructura, seguridad, transporte, hay acciones que se pueden llevar a cabo siempre con el objetivo de que el ciudadano viva mejor.

IGNACIO CARDONA, ESPECIALISTA EN ASUNTOS URBANOS

Ignacio Cardona desempeña actividades como investigador y «teaching fellow» en la en Boston, EUA, donde trabaja en su disertación doctoral vinculada al rol del diseño urbano para hacerlo más eficiente y equitativo a las dinámicas sociales.

Es Arquitecto por la Universidad Simón Bolívar en Caracas, Venezuela y cuenta con un Magister en Diseño Urbano en la Universidad Metropolitana, Venezuela.

Fundador y CEO de Arepa Arquitectura Ecología y Participación, colectivo que se ha convertido en pionera en la transformación de espacios urbanos desde la lógica del diseño participativo.

Ha presentado conferencias y trabajos en seminarios y revistas en Europa y América.